Nunca más.

Comenzaba a amanecer Dario y Azalia aún permanecían la cama, Dario recién despertó; se quedó unos breves momentos contemplando el rostro de Azalia, esa mujer que de golpe llego a su vida, para él esto era como un sueño, uno del que no quería despertar; se levanto a mirar por la ventana como el día comenzaba a llenarse de luz.

Cuando regreso a la cama, Azalia ya había despertado.

Dario la miró con los ojos de un hombre enamorado. Con el rostro un poco derrotado, comenzó a hablarle a Azalia, con una voz dulce y suave, pero en tono firme.

-Azalia, podemos detenernos aquí si quieres regresar a tu país y con tu novio. En mi memoria estarás como una mujer extraordinaria y si algún día regresas te recibirse con los brazos abiertos. Yo no soy un hombre con el que se juega, si continuamos con esto te amaré con todas mis fuerzas pero la vida no es fácil en la Isla; los recursos son limitados.

Por más capaz que seas o lo mucho que te esfuerces no puedes tener más de lo que el gobierno te permite. Es una realidad triste pero es mi realidad. Yo no puedo salir de aquí y quiero que lo tengas muy claro.

Azalia ya había pensado en eso pero hasta que Dario no tocará el tema ella estaría tranquila a su lado.

Pero ese pensamiento fue egoísta, Dario se quedo sin empleo, sin embargo desde que ella se refugio con él, no le ha faltado nada. ¿Cómo es que Dario a hecho para proveer...?

Azalia se quedo unos cuantos minutos sin expresión, como si tuviera la mente en blanco; lo que realmente pasaba es que estaba buscando las palabras para enfrentar lo dicho por Dario hasta que por fin las encontró.

-Dario yo tengo una empresa podemos hacer uso de esos recursos, puedo vender mi parte de la empresa o seguir trabajando en ella a la distancia o dividir el tiempo, ir unos meses y regresar, yo quiero estar contigo, me siento segura y feliz a tu lado, ¡tú me gustas!, ¡dejarme estar contigo por favor!

Cuando salieron las últimas palabras de los labios de Azalia ya eran palabra rotas, quebrantadas por el dolor.

En que momento se negaba a ser abandonada por Dario, tenían escasos días de conocerse por que este sentimiento es tan fuerte.

Mucho más fuerte de lo que llego a sentir por Rubén en 5 años. Era algo completamente inexplicable para ella. Sus ojos se llenaron de lágrimas que se negaban a salir.

. . . Ella. . . una mujer fuerte, una mujer exitosa, extrovertida, carismática que es querida por todos los que la conocen, estaba a punto de romper el llanto por un hombre que no tiene nada.

Tal vez eso es el amor, sin intereses, sin más preocupaciones que estar al lado del ser amado.

Los labios de Dario comenzaron a moverse de nuevo

-No soy un hombre que dependa de la mujer que amo, no puedo aceptar tu dinero ni nada de tus bienes, sólo tu cuerpo y tus sentimientos, nada más. Es una bendición haberte conocido, me llena de felicidad que quieras estar a mi lado pero la realidad es ésta. Además tienes que saber que te esta buscando tu novio; tu amiga ya han ido a la policía a denunciar tu desaparición. Puedo mantenerte oculta, pero no quiero que con el paso del tiempo me odies al arrepentirte de pasar carencias, que tu modo de vida cambie de ser una princesa de ciudad a una vida austera en este lugar.

-Dario...por favor, deja que yo sea tú mujer

-Si estas segura de tus palabras entonces nos casaremos y de esa forma no te podrán arrastrar lejos de aquí y lejos de mí.

-Tengo que contactar a Sofí mi amiga con la que llegue, ella nos ayudará a conseguir mis documentos.

-Si tu eres feliz yo soy feliz; una vez que nos casemos no habrá vuelta a atrás.

Se dieron un beso suave y amoroso en los labios y permanecieron un rato más con sus cuerpos entrelazados.

Azalia se perdió de nuevo en sus sueños, su cuerpo aún estaba agotado. Dario tratando de no hacer ruido se levanto y salió de la habitación y no regreso hasta ya entrada la tarde.

Cuando Dario estaba de vuelta Azalia ya había limpiado y preparado la cena; Dario la saludo con una sonrisa y un beso en la frente.

Comenzó a colocar los platos en la mesa para sentarse a cenar junto a ella. Dario sacó un pequeño objeto negro del bolsillo de su abrigo y se extendió a Azalia, era un móvil listo para ser usado, no era uno de última generación pero cumplía su cometido.

En cuanto Azalia lo vio, sus ojos brillaron, eso significaba que Dario estaba de acuerdo en casarse con ella y que estarían juntos por el resto de sus vidas; por unos segundos se vio a si misma con unos lindos niños jugando en la playa y tomando de la mano a Dario.

Ella tomo rápidamente el móvil. Marco el número de Sofí y con mucho cuidado le explico la situación.

Le dijo que necesitaba sus documentos, el lugar en que estaban guardados en su habitación del hotel y le prometió que si le ayudaba le daría la mitad de las acciones de la empresa.

-Azalia, no es necesario que me des nada, yo te apoyo y te ayudaré por nuestra amistad- le contesto Sofí.

Azalia tenía una enorme sonrisa. Esa noche estaba tan nerviosa, no podía creer que pronto tendría sus papeles (pasaporte y tarjeta de identificación) para poderse casar con el hombre guapo y varonil que estaba durmiendo a su lado.

Cuando amaneció Azalia tenía la cara cansada, como resultado del insomnio, pero estaba tan feliz, que las ojeras no le importaban.

Dario la acompaño al lugar del encuentro, pero alguien no había cumplido su parte del acuerdo. . .

No era Sofía quien la esperaba, era Rubén su rostro parecía deformado por la furia, junto a él había algunos policías. Rubén comenzó a gritar

-Atrapenlo, él secuestro a mi novia, él la rapto

Azalia entro en pánico, corrió hacia Dario, mientras decía una y otra vez

-Es mi novio, yo lo amo, no me secuestro, eso es una locura - pero nadie prestaba atención a sus palabras.

Los policías atraparon a Dario, que seguía resistiendose, quería correr al lado de Azalia y abrazarla, protegerla pero no podía, los policías lo golpearon tanto que perdió el conocimiento.

Azalia estaba tan aterrorizada de que Dario este lastimado de gravedad, sus ojos casi salían de su órbita, su cara se lleno de lágrimas y desesperación.

- ¿Rubén qué haces?, dejame en paz, tu ya tienes una mujer y un futuro hijo, dejarme por favor

Sus lágrimas no dejaban de caer su expresión era de súplica. Pero Rubén ignoraba de forma deliberada su llanto y súplicas.

En algún momento su mente colapso de tanta desesperación y se desplomo.

Cuando despertó ya no estaba en la Isla, ya estaba de regreso en España, en su casa, esa casa a la que ya no quería volver, al menos no de esa forma.

Estaba llorando por dentro, su espíritu se sentía derrotado.

Sofí estaba en el sofá hojeando una revista de espectáculos, en cuanto vio que Azalia despertó se acerco y comenzó a cuestionarla con un rostro duro y enérgico.

-¡Azalia cómo te sientes! ¿En qué estabas pensando? Sabes que la vida de ese lugar esta bien para fin de semana pero no para quedarse ahí. Menos por un hombre como el lanchero -con tono descriminatorio-

Azalia la miro con odio y repudio

-Esa no era tu decisión, ¡me traicionaste!-Azalia tenía el rostro pálido, los ojos tristes pero con un rostro que se perdía entre el dolor, decepción e ira

Al instante que Azalia pronunció esas palabras el rostro de Sofía se suavizo, una especie de remordimiento comenzó a invadirla.

-Azalia, por favor entiende él no te conviene y no puedes abandonar todo por alguien que no vale nada.

- ESA NO ES TU DECISIÓN y no es de tu incumbencia, vete por favor -le dijo Azalia con el rostro lleno de furia

Sofía se quedó sin reacción por que esa parte de Azalia nunca antes la había visto.

Azalia se levanto de la cama, al principio con pasos tambaleantes, después con pasos más firmes como recuperando su fuerza, tomo a Sofía del brazo y la saco de la recámara.

Tú terminaste nuestra amistad, no quiero verte de nuevo nunca más. . .

Más populares

Comments

Gisela Lorena Martinez

nooo Dariioo.... que no valla a volver con el enfermo de Ruben

2020-10-22

30

daphnne grilli

biennn..... Chao Sofía maldita traidora ..
ella es la que se me ria con el novio ya que es mucha la paredes de ella bruja

2020-11-24

4

Olga lucia Gomez

esas son de las amigas que prometen estar en las buenas y en las malas pero que al traicionan,esas tradiciones duelen más que un desamor

2022-03-07

1

Total
We will open more payment methods as soon as possible
Step Into A Different WORLD!
Download MangaToon APP on App Store and Google Play