Súcubo

Los cuerpos fatigados de dos personas descansan sobre la alfombra cubiertos solamente por una sábana en una lujosa habitación en una mansión de la Riviera francesa, los cuerpos permanecen entrelazados como si fuera uno solo.

Sebastian despertó primero, tomo a Azalia entre sus brazos y la llevo a la cama, se recostó a su lado, le gustaba verla dormir.

Tiene rato que amaneció, el sol entra por la ventana, la mujer abre los ojos,

-Azalia por fin despiertas, ¿cómo te sientes?

Le pregunto Sebastián, que ya llevaba un rato despierto, y solo miraba el rostro de la mujer a su lado.

-Pediré que nos traigan algo de comer a la cama, no tienes que levantarte si no lo deseas.

Ella dio un bostezo de forma perezosa,

-Estoy muy sucia, me daré una ducha primero

Dijo de forma despreocupada, sin embargo al caminar las piernas le temblaban, sin duda no estaba del todo bien.

-¿Quieres que te acompañe?- dijo Sebastián con cierta preocupación.

-¡No es necesario!, no soy tan débil, y recuerda me cambie el nombre no quiero recordar nada de mi pasado llámame Azuna por favor

Era obvio su cansancio y que no era tan resistente como decía serlo.

Azuna entra al baño, prepara la tina con agua tibia y burbujas, se sumerge, y sus lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, no quiere recordar su nombre real ni su pasado, ha sido tan doloroso para ella, estos últimos 17 meses.

En un principio cambio su identidad para regresar a lado de Dario, Azalia había muerto para comenzar una vida con el amor de su vida quien diría que eso no serviría más que para ir a Francia a llevar una vida que nunca imagino.

Después de ver ese cadáver hinchado por el sol y el agua salada del mar, su amado Darío estaba irreconocible. Pero las pruebas de ADN que se habían realizado no podían mentir.

Paso por tanto para ir con Dario. . .

Si tan sólo hubiera tardado menos, esta no sería su vida.

Ya no tenía nada, la noche anterior termino con el luto que llevaba en el corazón y el cuerpo.

Si Dario no estaba en esta tierra entonces ella no tenía motivos para esperar tener lo que algún día soñó, una familia al lado del hombre que ama.

Lo que quedaba era una vida de lujos y excesos, y si eso tenía que tomar. . . lo tomaría sin dudar, era increíble toda esta situación, pero no podía detener el tiempo ni huir de Sebastián además que caso tendría, no quería regresar a su vida anterior, le dolía pensar en regresar y habitar la casa de Dario.

Ya no tenía  ningún lugar en este mundo más que ese.

Sebastian ha sido muy bueno con ella, pensó que nunca podría relacionarse con él pero con el paso de los días comenzaron a tener una buena relación aunque ella nunca lo amaría.

Él solo es una herramienta para mitigar el dolor, y después de la noche anterior sería una herramienta para satisfacer su cuerpo, que es ya el único que le queda, ya que su ansiada felicidad no está en su destino.

Cuando se entregó a Sebastián no solo entrego su cuerpo también sus ilusiones.

Tomo una decisión nunca más seria Azalia, Azuna nació para ser feliz con Dario, el destino le quito toda esperanza, entonces ahora los límites se han roto, los excesos están tocando su  puerta y cada vez tocan más fuerte, ¡es momento de cruzar el umbral!0.

Azuna se limpió las lágrimas, coloco una toalla con agua fría en su rostro para desinflamarlo a causa del llanto, llamo a Sebastián quien acudió apresurado, pensando que tenía algún problema.

Pues fue tanta su pasión de la noche anterior que creyó que en algún momento la había lastimado sin querer.

-¿Estas bien?

-Por supuesto que estoy bien, ven aquí

Sebastián se acercó con cierta curiosidad.

Ella le indico que se metiera a la tina con ella, le hizo señas para que la tocara, Sebastián como si fuera un obediente corderito hizo todo lo que ella le pidió.

Nuevamente esos cuerpos se hundían en la pasión, entre besos y caricias sus cuerpos se fundieron en uno solo, una y otra vez.

Sebastián ya no podía más, siendo un hombre joven, fuerte y vigoroso nunca imagino que esa mujer tuviera más energía que él. O acaso ¿era realmente insaciable?.

Azuna se relajó tanto que se estaba quedando dormida en la bañera, Sebastián salió con cuidado, la saco del agua y le colocó una bata de baño. La llevo a la cama y mientras ella dormía, le seco cada parte del cuerpo.

La cubrió con las suaves sabanas, se acostó a su lado y se quedaron profundamente  dormidos.

Sebastián despertó al sentir algo tibio y húmedo en su miembro erecto, era Azuna que había despertado y estaba deseosa de más.

Sebastián tenía el cuerpo cansado y tenía más de 24 horas que no habían comido nada.

Por su mente paso la idea de resistirse a esa mujer que parecía un súcubo intentando quitarle toda su energía.

En algún momento Sebastián hizo un movimiento para evitar que Azuna continuará con las caricias.

Ella continúo a pesar de la renuencia de Sebastián

-¡No es esto lo que quieres!. . . 

Más populares

Comments

Francy Eliana Castillo Gallon

no puede ser q dario muriera por ir a buscarla q triste q con el miriera el amor de azalia

2020-10-31

31

Carly Hernandez

bueno hay que aprovechar los recursos que hay

2020-12-09

11

Jakeline Cruz Moreno

entonces Darío sí murió, la verdad me viese gustado que Azalia y Darío terminarán juntos

2021-09-06

1

Total
We will open more payment methods as soon as possible
Step Into A Different WORLD!
Download MangaToon APP on App Store and Google Play